Una exposición artística en el metro de Estocolmo desató una encendida polémica por mostrar, en las estaciones, imágenes de temas aún considerados tabúes para la sociedad sueca.

El motivo de la discordia es una serie de dibujos a rotulador de la artista gráfica Liv Strömquist que muestra imágenes de pájaros, gatos, árboles, hombres desnudos y –el gran problema- mujeres con las piernas sin depilar y sangre menstrual. En concreto, la imagen, de una patinadora sobre hielo sentada con sangre en la entrepierna y subtitulada con el mensaje “Todo va bien (sólo estoy sangrando)”.

Según explica el medio británico The Guardian, Strömquist, autora de seis libros y conocida por su perspectiva satírica y feminista, defiende que su trabajo se inspira en el estilo bucólico, y busca inducir un sentimiento de tranquilidad entre los viajeros estresados.

La mayoría de las críticas al arte de Strömquist en Twitter se centra en la ubicación elegida para mostrar la obra: “¡Adorable! ¡Ahora los habitantes de Estocolmo pueden disfrutar de la menstruación hasta en el metro!” compartió un usuario. “No es suficiente que te venga la regla cada mes. Ahora te lo tienen que recordar cada vez que subes al metro”, decía otro meme.

En cadena de televisión, Strömquist declaró que está acostumbrada a que su trabajo cause polémica y que siente que su obra provoca un debate sano y necesario de un tema tabú. “Es extraño que se haya señalado como tan provocativo, es algo que vemos todo el tiempo”, contó. “Me cuesta entenderlo”, agregó.

El metro de la capital sueca, descrito como la galería más larga del mundo, expone desde hace décadas distintos tipo de arte de manera permanente en 90 de las 100 estaciones de su red de 100 kilómetros de túneles, abordando temas como los derechos de las mujeres, la integración y la deforestación.