Del total de 5.408 camas totales disponibles en clínicas y hospitales privados en la Región Metropolitana, el 48% se ubica en el sector oriente de la capital, en comunas como Las Condes, Vitacura, Providencia, Lo Barnechea y Peñalolén.

Se estima que son 2.579 las camas que están repartidas en dicha zona, con el norte de Santiago siguiéndole en la lista. La suma que hacen el Hospital Clínico de la Universidad de Chile y Clínica Dávila, ubicadas en Independencia y Recoleta, concentran el 21% de la oferta del ítem de camas en la región.

Según consignó La Tercera, en el centro está el 12%, mientras que el restante se ubica en la zona poniente y sur de la capital, con un 13% y 6% respectivamente. El listado se construyó analizando las camas clínicas que cuentan con autorización sanitaria de la Seremi de Salud, de donde se excluyeron a las camas de clínicas estéticas, cuyos prestadores han cerrado sus puertas, además de los hospitales penitenciarios.

Además, del total de 44 clínicas y hospitales clínicos de la RM y que cuentan con camas, un 77% está ubicado en sector oriente. 

Las camas clínicas, que permiten entregar servicio de hospitalización a pacientes que sufren patologías complejas, son un bien escaso en Chile. Hoy solo existe 2,14 camas por mil habitantes, lejos del promedio de la OCDE de 4,68 por cada mil habitantes.

El déficit de camas en el sector público obliga al Estado a comprar dicho servicio a las instituciones privadas en ciertas épocas del año. Las cifras evidencian la desigualdad también a la hora de evaluar a los beneficiarios de la oferta de camas, ya que Santiago suma alrededor de 1 millón 900 mil personas de usuarios de Isapre, frente a los casi 5 millones de Fonasa, que apenas cuentan con un stock aproximado de apenas 3 mil camas.