Poco a poco se van conociendo más antecedentes respecto de la agresión que sufrió ayer el senador Fulvio Rossi en su local de campaña en la zona de Cavancha.

La agresión no fue de mayor gravedad, pues el parlamentario terminó con dos cortes de 3 y 7 milímetros, los que no fueron penetrantes, además de un golpe en su cabeza.

Es por eso que Rossi fue dado de alta del Hospital Regional. Sin embargo, en una situación llamativa, el senador decidió auto-internarse en la clínica Iquique.

El fiscal jefe de Iquique, Gonzalo Guerrero, conversó con el parlamentario. “Las circunstancias, las motivaciones, el porqué en este momento está en una clínica de Iquique lo desconozco”, aseguró.

En el lugar no habían cámaras ni tampoco testigos. Guerrero afirmó que el parlamentario le habría contado que fue atacado por una persona “de raza negra”.

Vale recordar que Rossi ha tenido una campaña marcada por un relato anti inmigrantes. De hecho, promocionó afiches con su figura y una promesa de una “ley de expulsión inmediata”.

Ayer hubo un apoyo transversal a Fulvio Rossi en el mundo político, salvo una persona: Su enemigo político en Iquique, el diputado Hugo Gutiérrez (PC).

El también parlamentario aseguró que Rossi “está construyendo engaños y mentiras comunicacionales. Las cámaras no evidenciaron encapuchados huyendo del supuesto sitio del suceso”.