La investigación que indaga en el ataque que sufrió el senador –que aspira a la reelección– Fulvio Rossi el pasado miércoles en su local de campaña en Iquique sigue sumando antecedentes. Si bien en un comienzo se informó que las heridas lo habían dejado en estado grave, ahora se sabe que corresponden a dos cortes de 3 y 7 milímetros, y que no fueron penetrantes. 

Durante la mañana de este jueves, el fiscal jefe de Iquique, Gonzalo Guerrero, quien está a cargo de la indagatorias, se refirió a la tesis que manifestó el diputado comunista Hugo Gutiérrez, sobre un supuesto “auto-atentado”, y señaló en entrevista con ADN Radio que “por el momento” no hay antecedentes que avalen esa hipótesis.

También explicó que actualmente se encuentran contrastando las versiones de los testigos y reveló que “al interior de la vivienda se encontró un cuchillo” y que, “de acuerdo a lo que se vio a simple vista, no podemos decir que estaba ensangrentado, pero tenía algún elemento de humedad en la punta”.

Finalmente, agregó que luego de que Rossi fuera atendido por el servicio de urgencias al que fue trasladado, el perito medico legal decidió cambiar la calificación de las heridas desde “menos grave” a “leve”.