El servicio de salud de Chiloé estuvo en la polémica las últimas semanas, después de conocerse el caso de una niña de 11 años que estaba embarazada producto de la violación de un familiar.

El caso puso a prueba la nueva ley que despenalizó el aborto en tres causales, pues la menor llevaba ya 11 semanas de gestación, casi al límite de lo que permite la ley para realizar la interrupción. El aborto se le negó en el Hospital de Castro, bajo el argumento de que no habían médicos ni implementos necesarios para realizar la operación.

La menor, finalmente, fue destinada a Santiago de urgencia y se logró realizar el aborto, pero quedó en dudas las reales capacidades -y disposición- de los servicios médicos para realizar abortos.

Hoy se conoció el despido de Ricardo Salazar quien era el director del Hospital de Castro.

El ingeniero comercial había llegado al cargo por Alta Dirección Pública. En conversación con La Tercera, aseguró no conocer la razón de su despido.  “Yo llevo muchos años en Salud y siempre en los hospitales hay conflictos y problemas de la contingencia todos los días, si bien habíamos estado bastante solicitados como Castro, pero bueno yo llevaba ya siete años, estos cargos pueden durar hasta nueve y a lo mejor se cumplió un ciclo”, aseguró.