Desde su inicio, en noviembre de 2013, el Observatorio contra el Acoso Callejero se propuso dar una pelea en diversos frentes contra la violencia sexual en espacios públicos. Hoy, en su cuarto aniversario, la organización recordó los hitos más importantes de su historia.

Hasta su creación, el acoso sexual callejero no era un tema en Chile. Muchas personas no lo entendían como un problema. Gracias al trabajo del OCAC y a quienes han colaborado con la causa, la ciudadanía aprendió a percibir la violencia sexual en los espacios públicos como una realidad que debe ser denunciada y erradicada.

Las primeras campañas apuntaron a mostrar carteles alusivos al acoso callejero, que expusieron las sensaciones y la forma en que las mujeres enfrentan, desde muy pequeñas, esta violencia cotidiana. También se visibilizó la postura de los hombres al respecto, quienes de a poco comenzaron a involucrarse en el tema.

En tanto, entre el 18 y el 28 de febrero de 2014, OCAC Chile realizó su primera encuesta nacional, aplicada vía web a más de 3 mil personas entre 10 y 64 años, en todas las regiones del país. Los datos más relevantes arrojaron que, en promedio, las encuestadas comenzaron a sufrir este tipo de acoso a los 14 años. Además, en el 90% de los casos, las formas recurrentes de acoso son silbidos, sonidos, besos, jadeos, bocinazos y miradas lascivas.

En tanto, entre noviembre de 2014 y enero de 2015, el Observatorio contra el Acoso Callejo -con apoyo de ONU Mujeres- realizó un segundo llamado a analizar esta situación en un estudio sobre las posibles sanciones al acoso callejero. El documento reveló que tres de cada cuatro personas habían sufrido acoso sexual callejero en Chile, en los últimos 12 meses. Es decir, un 75% de la población.

Los resultados fueron expuestos al Congreso Nacional, donde se presentó un proyecto de ley contra el acoso callejero que ingresó en marzo de 2015, con el patrocinio de Camila Vallejo (PC) y Karla Rubilar (IND), además de otros parlamentarios de militancia transversal. Tras un año de tramitación, el proyecto de ley Respeto Callejero logró ser aprobado de forma unánime en la Cámara de Diputados, pero su revisión sigue pendiente hasta hoy en la Cámara de Senadores.

“Estos son los hitos más importantes de la historia de OCAC. Agradecemos el apoyo constante de quienes, desde diversos frentes, han contribuido a la lucha en contra del acoso callejero y la violencia de género en espacios que nos pertenecen a todas/os”, sentenció la organización en su web.