Durante la mañana del pasado jueves, dos dirigentas sindicales de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Jimena Aguirre y Orietta Fuenzalida, increparon durante a Sebastián Insunza Rojas, quien representa al empleador en un juicio por vulneración de derechos fundamentales de una trabajadora del Instituto de Seguridad Laboral (ISL). 

Las líderes de la ANEF mostraron su molestia al abogado del ISL debido a que éste había sido elegido recientemente como dirigente sindical de la Asociación Nacional de Trabajadores del Instituto de Seguridad Laboral (Anatisel) de la Región Metropolitana. Sin embargo, en lugar de defender a la socia de su organización sindical, optó por representar y defender los intereses de la institución que acosó laboralmente a la trabajadora, causándole una enfermedad diagnosticada por la entidad de salud competente.

Sebastián Insunza Rojas, hermano del presidente de la ANEF y militante del PC Carlos Insunza Rojas, ingresó al ISL en 2014, después de que asumiera como director del Instituto de Seguridad Laboral (ISL) el militante comunista Jacobb Sandoval, quien llegó al cargo tras el inicio del gobierno de Michelle Bachelet.

Las dirigentas emplazaron al hermano del Presidente de la ANEF, instándolo a inhabilitarse como representante de la parte empleadora o renunciar a su cargo como dirigente sindical, dada su posición de abogado defensor de la autoridad demandada por una trabajadora víctima de acoso laboral.

Jimena Aguirre sostuvo que “lo grave es que hubo elecciones el lunes de esta semana y él se presentó como candidato. Habían tres cargo y solo hubo 3 postulantes. El día de ayer se presenta en el Tribunal Laboral de Santiago para representar al empleador, en claro defensa en contra de una trabajadora que había demandado por vulneración de derechos fundamentales”.

Aguirre insistió en que él estaba con fuero y se presenta como abogado de la autoridad: “El emplazamiento es que él renuncie, no puede ser defensor de la autoridad que vulnera los derechos de una trabajadora del Estado”.

“¿Cómo es posible que el Partido Comunista, que se supone que es pro-trabajador, se involucra en la persecución de una trabajadora vulnerada, cómo es posible que siendo dirigente sindical se preste para defender al empleador?”, recalcó la dirigenta. “Esto denigra la dirigencia sindical”.