La ex primera dama Marta Larraechea se mostró crítica de la falta de acción del Papa Francisco ante la continuidad del cuestionado obispo de Osorno, Juan Barros Madrid. El religioso es acusado de encubrir los abusos sexuales y psicológicos que fueron realizados por el sacerdote Fernando Karadima en la parroquia El Bosque de Santiago.

A mí el Papa no me gusta para nada, es un tipo que en el fondo es más cerrado, es humilde de la boca para afuera“, opinó Larraechea.

La ex primera dama confirmó que se cambió de domicilio electoral para ejercer su derecho a voto en Osorno. Además, aprovechó la instancia para expresarle su apoyo a los miembros del movimiento Laicos de Osorno, en su rechazo a la figura de Barros.

“Yo quiero mucho a la gente de Osorno, he tenido mucho contacto con las comunidades religiosas y encuentro que es un oprobio tremendo el Papa mandándonos a Juan Barros para acá, una persona que sí tuvo que ver y sí fue testigo de los abusos a los jóvenes. El Papa dijo que son un pueblo tonto, yo los llevo muy en el corazón, me duele“, agregó Larraechea.

La mujer, quien es apoyada por el ex presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle en sus reclamos contra la Iglesia, enfatizó que “para qué te voy a decir una cosa por otra, a mí este Papa no me gusta”.

“Creo que el Papa no no quiere, no quiere a este país, no sé por qué va a venir, no ha ido nunca a Argentina. Es un Papa curioso, una persona que no tiene un cariño especial por Chile”, señaló.

Larraechea confirmó que apoya al movimiento Laicos de Osorno, quienes viajarán hasta la Región de La Araucanía para mostrar su descontento al Papa, en su próxima visita a Chile.

“No creo que les de mucho boleto. El Papa es muy frío en esas cosas, no se compromete mucho con nada (…) Es un tipo que en el fondo es más cerrado de lo que parece”, cerró.