Las conclusiones de la autopsia que se le practicó a Santiago Maldonado son claras: murió por asfixia por sumersión, tras sufrir una hipotermia y sus restos siempre estuvieron en el río Chubut, no hubo arrastre, ni tenía lesiones.

Así lo recoge el informe que la tarde de este viernes presentó la junta médica compuesta por 28 peritos argentinos. Los mismos documentos agregan que el cuerpo nunca estuvo en tierra, no recibió golpes y que pasó más de 73 días en el agua.

La abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, señaló: “La fecha no es exacta, no se puede determinar cuándo murió. Con la información que se conoció hoy no podemos saber cómo ni cuándo falleció Santiago y seguiremos insistiendo en que hubo una desaparición forzada seguida de muerte”.

El juez Gustavo Lleral aseguró que las conclusiones fueron por unanimidad de parte de los 28 miembros de la junta, y que además se realizaron “estudios complementarios”.

Sigue la investigación

Los resultados de la autopsia no implican el cierre de la causa. Según informa el medio argentino, la investigación seguirá adelante, para tratar de averiguar qué sucedió el día de la muerte de Maldonado. La semana que viene se tomará testimonio a miembros de la comunidad mapuche, mientras que el juez Gustavo Lleral ordenó una inspección del lugar donde fue hallado el cuerpo, dentro del Pu Lof.

Luego de conocerse las conclusiones de la Junta Médica, el hermano de la víctima, Sergio Maldonado, dijo que para la familia, la carátula de la causa que investiga la muerte del artesano sigue siendo “desaparición forzada”. E insistió: “Él no murió estando de turista, estaba en un operativo donde hubo represión de Gendarmería”.

Santiago Maldonado desaparecido el 1 de agosto pasado en la Patagonia argentina, cerca de Bariloche, tras una intervención policial en una protesta mapuche.