Era una de las mayores demandas de la comunidad. Ayer, en una ceremonia en Rapa Nui, entre la lluvia y el viento que movían la vestimenta típica de la zona con la que se caracterizó para la ocasión, la presidenta Michelle Bachelet ratificó el traspaso del Parque Nacional ubicado en la isla a la propios Rapa Nui, constituidos como una comunidad indígena.

El territorio ancestral se encontraba en manos del Estado de Chile desde 1887 y era dirigido por la Conaf. Ahora, será la comunidad Maü Henua la encargada de la administración, después del decreto supremo firmado por la presidenta que entrega el terreno en un comodato por 50 años.

La fórmula, explicó la presidenta, fue utilizada porque actualmente ninguna norma legal permite el traspaso directo, sin dinero de por medio, de un territorio como ese.

Nivi Palma, la ministra de Bienes Nacional aseguró que “lo que hoy ha firmado la Presidenta nunca en la historia de nuestro país un Presidente de la República lo había firmado, y esta es la voluntad de nuestra Presidenta: reconocer al pueblo rapa nui y la enorme capacidad que ellos tienen para gestionar su propio patrimonio, que además es Patrimonio de la Humanidad”, agregó la secretaria de Estado”.

En tanto, Anakena Matumatoma, comisionada de la Codeipa, aseguró que “no hay nada que agradecer, nos están devolviendo lo que es nuestro”.

Se estima que la comunidad tendrá un ingreso de 2 mil millones de pesos por año en base a entradas al parque nacional, dinero que sería reinvertido en el cuidado de la zona ancestral. El parque corresponde al 43% del total de la isla y es el lugar donde se encuentran los clásicos moais y los lugares sagrados de la zona.