En medio de la ola de acusaciones de acoso y abuso sexual que se desencadenó luego del escándalo de Harvey Weinstein en Hollywood, la avalancha se ha ido extendiendo para alcanzar a figuras públicas de distintos ámbitos, y entre ellas, uno de los nombres que ha vuelto a salir a flote es el del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Durante los últimos días, Trump decidió opinar públicamente y prácticamente descartar las denuncias del mismo orden contra el republicano Roy Moore de mujeres que anuncian que aseguran que fueron acosadas por él cuatro décadas atrás, cuando ellas eran menores de edad y él un hombre ya en sus treinta años.

Lo anterior volvió a sacar a la luz la serie de acusaciones que se conocieron en plena campaña presidencial de Trump, realizadas por un grupo de al menos 13 mujeres que denuncian haber sufrido agresiones sexuales por parte del actual mandatario. “Todas ellas están mintiendo” es la declaración que han dado desde la Casa Blanca, a pesar de que los testimonios coinciden en sus relatos.

Summer Zervos

Es una antigua concursante del programa ‘The Apprentice’, quien contó que todo empezó cuando intentó conseguir trabajo en las empresas de Trump luego de que la temporada del programa culminó. Cuando se reunió con el magnate en un hotel, él “comenzó a besarla con la boca abierta”, a pesar de sus fallidos intentos por zafarse y que luego, le pidió que se acostaran a ver televisión.

Kristin Anderson

Anderson aseguró a The Washington Post que Trump la tocó por debajo de su minifalda en su entrepierna y su vagina a través de la ropa interior, cuando ambos estaban sentados en un mismo sillón. Antes de irse miró al hombre que acababa de manosearla: era Donald Trump. “Sus cejas son inconfundibles”, afirmó al recordar ese momento.

Cassandra Searles

La Miss Washington 2013 denunció a través de su cuenta de Facebook a Trump de “continuamente agarrarme el trasero”, donde se refirió a él como “misógino” y aseguró que trataba a las participantes en el certamen de belleza como “ganado“.

Jessica Leeds

La mujer de 74 años asegura que hace más de tres décadas Trump le tocó los senos y trató de subir su mano por su falda durante un vuelo. Leeds contó que el incidente se produjo durante un viaje de vuelta a Nueva York cuando inesperadamente la azafata le invitó a pasar a primera clase y se sentó junto a un joven Donald Trump, al que no reconoció.

Ivana Trump

Su primera esposa acusó al magnate en una declaración judicial de haberla violado durante una discusión como recogió en el libro Lost Tycoon el periodista Harry Hurt. Según su testimonio, Trump estaba enfadado porque le había recomendado un cirujano para un implante de pelo sin buenos resultados, le sujetó los brazos, le arrancó varios pelos, le rasgó la ropa y la forzó a tener sexo con él.

Lisa Boyne

Boyne es una empresaria de la industria de comida y salud y contó a The Huffington Post que, en 1996, cuando ella tenía 25 años,  durante una cena en que participó con el mandatario, Trump hizo que varias mujeres desfilaran frente a su mesa, miró bajo sus faldas, comentó sobre si estaban usando ropa interior o no y sobre cómo lucián sus genitales. “Fue la escena más ofensiva de la que he sido parte en mi vida”, afirmó.

Jill Harth

Jill Harth conoció a Trump como organizadora de un concurso de belleza, y asegura que la acosaba y acabó denunciándole por un incidente durante una fiesta en su finca de Mar-a-Lago en el que la manoseó y la sujetó empujándola contra una pared en lo que la afectada calificó como un “intento de violación”. La denuncia terminó en un acuerdo extrajudicial que incluyó una cláusula de confidencialidad.

Mindy McGillivray

La noche de este miércoles, después de que se publicara la historia Mindy McGillivray le aseguró al Palm Beach Post que Trump la había tocado de manera inapropiada en contra de su voluntad en su hotel Mar-a-Lago en Palm Beach hace 13 años, cuando ella tenía 23 años.

McGillivray no denunció el incidente a las autoridades pero, según el relato, su acompañante ese día el fotógrafo Ken Davidoff recuerda cómo la joven le contó que Trump le había tocado el trasero.

Temple Taggart

La ex Miss Utah Temple Taggart también acusó al candidato de haberla besado contra su voluntad. “Me besó directamente en los labios. Pensé, ‘Dios mío, qué asco’. Creo que hubo otras chicas que besó en la boca”, contó, y agregó que el magnate hizo lo mismo un par de meses después en la Torre Trump cuando la invitó a discutir su carrera.

Tasha Dixon

Entre las voces que se han levantado para denunciar la actitud de Trump está una de las concursantes de Miss USA, la ex Miss Arizona Tasha Dixon, quien detalló cómo Trump en 2001 entró a los vestidores donde se encontraban las modelos sin anunciarse ni darles tiempo de cubrirse y afirmó que nadie podía quejarse porque él era el dueño.

Rachel Crooks

Rachel Crooks también denunció que el candidato la besó en la boca sin su permiso cuando trabajaba como recepcionista en la Torre Trump en Nueva York. Según Crooks, que entonces tenía 22 años, se acercó a saludarle mientras esperaba el ascensor, se dieron la mano y acto seguido la besó en las mejillas y luego directamente en la boca, lo que le hizo sentir “insignificante”.

Natasha Stoynoff

La periodista de la revista People, que solía cubrir los asuntos de la familia Trump, acusó que el actual mandatario la besó sin su consentimiento durante una entrevista en su vivienda de Mar-o-Largo en 2005, al que llegó para hacer un reportaje por el primer aniversario de boda del magnate con su actual esposa Melania Knauss.

Cuando Melania –embarazada de su hijo Baron– subió a cambiarse de ropa para el reportaje, Trump invitó a la periodista a mostrarle otros cuartos de la lujosa vivienda y en una de ellas la acorraló empujándola contra la pared y comenzó a besarla sin su consentimiento

Cathy Heller

Heller señaló al periódico The Guardian que, hace 20 años, conoció a Trump en un brunch del Día de las Madres al que asistió con su esposo, tres hijos y otros familiares y que se celebraba en su mansión de Mar-a-Lago. Trump la agarró y le trató de dar un beso. Según cuenta, ella se volteó esquivándolo y él se enfadó y le dijo “Ay, por favor”, pero después la sujetó en su lugar y la besó en la boca.