“A Guillier le falta contenido y una propuesta para el país, fue candidato porque está bien en las encuestas, no porque fuera alguien que tuviera una propuesta para el país”, fue una de las frases que disparó María Cecilia Piñera Morel el día de ayer en entrevista con el diario La Tercera.

Uno de los temas que pasó más bien desapercibido fue su respuesta al ser consultada por las empresas zombis que ocupó su padre para eludir impuestos. “De ese tema no tengo mucho que opinar. Estoy súper al margen”, respondió.

Sin embargo, tanto un reportaje de Ciper del periodista Juan Andrés Guzmán como el libro “Empresarios zombis” que escribió junto a su colega de The Clinic, Jorge Rojas, demuestran lo contrario.

(Ver entrevista: Jorge Rojas, coautor de “Empresarios zombis”: “No solo eludieron impuestos, sino que concentraron la riqueza”).

En la investigación se consigna cómo tras la compra de la empresa zombi Compañía de Industrias y Desarrollo a la Comisión Progresa -empresa que no tenía más que 39 mil millones de pesos en pérdidas-, el ex presidente Sebastián Piñera la rebautizó como Inversiones Bancard Limitada y absorbió tres de sus empresas para simular pérdidas: Inversiones y Asesorías Santa Magdalena S.A., Inversiones Libardón S.A. e Inversiones Santa Cecilia S.A..

Entre 1997 y 1999 los cuatro hijos del candidato -con edades desde los 13 años hasta los 22- realizaron multimillonarios retiros por exceso como socios de Bancard Limitada. María Cecilia Piñera Morel en 1997 tenía 19 años y en ese tiempo realizó al menos tres retiros de la zombi: por $1.600 millones en ese año, por $756 millones en 1998 y por $3.820 millones en 1999.