Ni sangre en el cuchillo ni registros del supuesto atacante en las más de 70 cámaras revisadas.

A 12 días del ataque que denunció el senador Fulvio Rossi a manos de una persona “de raza negra” y “acento extranjero”, la Fiscalía no logra dar con antecedentes que coincidan con la versión del parlamentario, que fracasó en lograr su reelección como senador en Iquique.

Fue el fiscal Gonzalo Guerrero quien confirmó que los peritajes realizados al cuchillo encontrado en el comando del senador descartan la presencia de sangre humana.

Vale recordar que las heridas de Rossi no superaban los 7 milímetros y ni siquiera requirieron puntos.

Guerrero anunció que seguirán trabajando en la causa buscando a los atacantes, mientras que uno de los principales adversarios políticos de Rossi, el diputado Hugo Gutiérrez (PC), llamó al Ministerio Público a transparentar la investigación por la gravedad de los hechos.

“Al no hacerlo está liberando una sensación, para los que creen en Rossi, de impunidad. Para otros, entre los que me encuentro, de que se ampara un supuesto crimen que nunca aconteció”, afirmó el diputado.