Durante el pasado martes se realizó la jornada final del juicio que enfrentan cinco hombres acusados de una violación colectiva contra una joven madrileña, en medio de la tradicional fiesta de San Fermín en Madrid, durante 2016.

Los cinco acusados, de entre 27 y 29 años, grabaron los hechos y luego los compartieron en su grupo de Whatsapp. En la instancia judicial, los abogados de los imputados pidieron la absolución del delito de agresión sexual, argumentando que la mujer consintió los actos. Esto, pese a que la mujer había conocido a sus supuestos agresores apenas siete minutos antes y ni siquiera sabía sus nombres.

El abogado Agustín Martínez Becerra, defensor de tres de los acusados del grupo autodenominado “La Manada”, aseguró que los siete videos de 96 segundos que fueron grabados por dos de los procesados eran “película porno, no de ficción”. Además, señaló que las relaciones sexuales que sostuvieron con la joven fueron “consentidas y placenteras” para ella.

Martínez llegó incluso a sugerir que la joven víctima pudo hacer realidad una “fantasía sexual” a sus 18 años y recalcó que los imputados “no deben pasar un día más privados de libertad”.

“Mis representados no son modelo de nada, pueden ser verdaderos  imbéciles,  patanes, primarios, simples, infantiloides, pero son buenos hijos, muy unidos a su familia. Algunos trabajan y otros lo intentan”, sostuvo el defensor.

Por su parte, la Fiscalía pidió 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno de los acusados de haber violado grupalmente a la joven durante el 7 de julio de 2016, llegando a hacer registro audiovisual del hecho. Entre los mensajes de Whatsapp de los agresores se encuentran frases como “follándonos a una entre los 5”.

El veredicto del caso que ha conmocionado a España se dará a conocer dentro de los próximos dos meses, mientras organizaciones feministas y mujeres han entregado su apoyo a la víctima y defienden su versión de lo planteado por los abogados de “La Manada”.