El ex general bosniocroata Slobodan Praljak, de 72 años de edad, murió este miércoles tras ingerir veneno durante su propio juicio: “He tomado veneno”, gritó Praljak, de 72 años, ante el tribunal, después de escuchar su sentencia a 20 años de prisión por crímenes de guerra en Bosnia.

Praljak sacó un pequeño frasco de su bolsillo y al grito de “Praljak no es un criminal” ingirió su contenido que, según dijo su abogado desde un primer momento, era veneno.

La reacción del condenado provocó que el Tribunal Penal Internacional de la ONU para la Antigua Yugoslavia tuviera que suspender la vista de apelación del juicio después de que el acusado de cometer crímenes de guerra en el conflicto bosnio ingiriese el frasco de veneno.

El juez también pidió asistencia médica urgente y confirmó si el producto ingerido por el ex militar era o no veneno.

Praljak fue comandante del Estado mayor de las fuerzas de Defensa croatas de Bosnia (HVO) y la Corte consideró que ignoró todas las peticiones de ayuda cuando, en verano de 1993, los soldados serbiocroatas persiguieron a los musulmanes en Mostar.

El juez, que reanudó minutos más tarde la sesión, también confirmó la pena de 25 años al ex primer ministro Jadranko Prlic y de 20 años a cada uno de su ex ministro de Defensa Bruno Stojic y el ex militar Milivoj Petkovic. Asimismo, el ex jefe de la Policía bosniocroata, Valentin Coric, fue sentenciado a 16 años y Berislav Pusic a 10 años, como dirigente de las detenciones forzosas durante la guerra.