Un transportista escolar de 58 años, quien abusó sexualmente de nueve niñas entre 8 y 12 años cumplirá su condena en libertad en la ciudad de Castro, gracias a la consideración de atenuantes.

El hombre de iniciales W.M.T fue condenado a tres años y un día de presidio, que finalmente cumplirá fuera de la cárcel debido a su “irreprochable conducta anterior” y a su colaboración durante el proceso de investigación.

La decisión fue tomada por la jueza Alejandra Varas del Juzgado de Garantía de Castro, quien reconoció los atenuantes en la condena del sujeto y también valoró que haya confesado sus delitos.

El hombre agredió a las niñas sexualmente al manosear sus piernas y partes íntimas, además de haberles dado besos constantes en sus labios. Otras debieron soportar tocaciones sus glúteos y pechos.

Al condenado -quien estuvo 186 días privado de libertad- también se le prohibió de manera perpetua el poder ejercer cargos públicos o empleos en ámbitos educativos que involucren una relación directa y cercana con menores de edad. Este punto fue celebrado por las familias de las víctimas.

“Después de estos meses de dolor y sentir la presión social, como también escuchar cuestionamientos contra nuestras hijas, que las tildaban de mentirosas, se demostró la culpabilidad gracias a un gran equipo de trabajo que logró sacar a la luz esta verdad”, consignó una de las madres de las víctimas, quien tenía 11 años al momento de los abusos.

Sin embargo, otra de las madres presente sentenció a La Estrella de Chiloé que “queríamos que quedara preso este sujeto, puesto que las chicas siguen con miedo que se lo pueden encontrar. Incluso, una de las niñas me preguntó si estaba preso y que eso era lo que querían porque sentían que igual le pueden hacer algo”.