El ex presidente de El Salvador, Mauricio Funes (2009-2014), ha sido condenado este miércoles por un tribunal civil del país centroamericano a “restituir al Estado” más de 419.000 dólares tras encontrarlos responsables de enriquecimiento ilícito.

La resolución de la Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro determinó que Funes deberá devolver al Estado 206.660 dólares y su hijo 212.484 dólares, porque “no se ha justificado su procedencia legitima”. Esos montos serán liquidados de los bienes congelados, de acuerdo con la Fiscalía.

La resolución de la corte civil señala además que el ex mandatario del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), asilado en Nicaragua junto a su actual cónyuge y otros dos hijos, fue inhabilitado por 10 años para ejercer cualquier cargo público y deberá pagar una multa de entre 114 y 571 dólares.

En el juicio civil, quedó exonerada la ex esposa de Funes y actual secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, porque se comprobó que “no tuvo ingresos durante el período investigado” y que sus deudas fueron canceladas por el ex presidente.

El ex mandatario, el primero en ser condenado por un tribunal civil en la historia reciente salvadoreña, es investigado penalmente en El Salvador por enriquecimiento ilícito y “posible” lavado de dinero durante su gestión, un proceso derivado de este juicio civil ordenado por el Supremo en febrero de 2016.

Funes y Pignato, de origen brasileño, también fueron salpicados por el escándalo de sobornos de la constructora Odebrecht en Brasil y por la que la Fiscalía salvadoreña tiene abierta una investigación.