La artista multiintrumentista Felicia Morales publicó este lunes un extenso relato sobre su relación amorosa con una persona, a la que llamó “x” sin dar a conocer su nombre, ahí la cantante reveló que sufrió violencia de género, puesto que su ex pareja la agredió de manera física y psicológica. El sujeto fue identificado por Cooperativa como Pablo Muñoz, un conocido productor musical de la industria.

Morales es vocalista, cellista, pianista y tecladista, y en su carrera ha formado parte de las bandas de artistas nacionales como Gepe y Javiera Mena. En la actualidad forma parte del grupo de músicos que toca con Alex Andwanter y acompaña a Mon Laferte en sus presentaciones en Chile. Asimismo, tiene un exitoso canal de YouTube y se desempeña como peluquera en su negocio “Salón Felicia”.

“Escribo esto porque es mi verdad, viví 5 años de violencia psicológica grave, dos veces golpes fuertes en la cara y esta persona está tranquila en su casa con su historia inventada”, señaló en una publicación en su blog personal Una Chica y su Gato.

Morales, al igual que hoy, mientras duró la relación era parte varias bandas y se veía en la constante necesidad de viajar fuera de Santiago. Ante esto, con actitud celosa el productor decidía a acompañarla o controlarla. Uno de los episodios más duros que narró fue en el marco de una gira con Gepe en el Festival Vive Latino donde su ex pareja la golpeó por no poderle conseguir una entrada para su concierto.

“Cuando supo que era difícil conseguir entradas para poder ir a los shows, hizo una pataleta de niño sobre la cama. Yo me acerqué a decirle que estábamos en México y que no conocía a mucha gente pero iba a hacer lo posible por conseguir una entrada y al acercarme a hacerle cariño, tiró un golpe con el puño, un combo directo hacia atrás que llegó directo a mi nariz mientras dijo “SALE HUEONA”, relató en su escrito.

En la misma entrada del blog agregó: “luego de un rato empecé a sentir culpa (sí, culpa yo) porque él había ido hasta México a verme y yo estaba pensando en contar de este golpe y dejarlo, ¿cómo podía hacerle eso?. Así que callé, me quedé en la habitación. Él se durmió en la cama y yo sentada en una silla y al día siguiente hicimos como si nada hubiera pasado. Nunca se disculpó”.

Morales cuenta que puso una denuncia contra él y que sabe que trabaja con bandas que se abanderan por el feminismo. “Ya tiene antecedentes anteriores y lo más probable es que siga haciendo lo mismo con todas las mujeres que elija”, afirma.

“Muchos se preguntarán por qué no lo dejé al primer golpe, incluso al primer intento de controlar mi vida en todo sentido, pero la gente que no ha vivido una relación violenta no sabe lo que es (…) No saben la dependencia que se crea, el nivel de baja autoestima que queda en que piensas que no puedes hacer nada sin el otro, que no eres capaz de valerte por ti misma sola, entre miles de otras cosas” reflexionó la artista.

Otro detalle narrado por la pianista fue que Muñoz la hizo elegir entre él y seguir tocando con Gepe. “Yo, con todo el caos mental, desesperación y angustia, lo elegí a él. Frente a la banda inventé que me molestaban otras cosas y que no podía seguir tocando con ellos por eso, pero no era así, la verdad era que ya no podía con la angustia que me hacía sentir en los viajes (…) Él, orgulloso, contó a varios amigos que yo lo había elegido a él en vez de a mi trabajo” contó.

Lee acá el relato completo