Las empresas del Transantiago con peor evaluación en calidad y más evasión son las que reciben los pagos más altos por pasajero transportado en el sistema.

Esto se debe a que la perdida de validaciones que generan los pasajes impagos, junto a la baja en usuarios del sistema, son compensados cada dos años por el gobierno a las empresas en las llamadas “revisiones programadas”.

Este mecanismo fue establecido en los contratos de 2012, y permite al ejecutivo aumentar el dinero pagado a las empresas según el incremento de evasión que sufran y la baja en validaciones que las afecten. Todo esto con el fin de evitar que estas compañías quiebren, lo cual podría dejar a muchas personas sin servicio de transporte.

Sin embargo, las “revisiones programas” terminaron por beneficiar a las peores empresas del Transantiago. Según un informe del Ministerio de Transportes, la empresa Alsacia, que cuenta con los mayores índices de evasión (30,8%) es la que recibe el mayor pago: $693 por usuario, con un reajuste de 20,8% desde 2012. Le sigue Subus que cuenta con la peor calificación en servicio, en los índices que miden la puntualidad (93,12%) y tiempos de espera (79,29%), según consigna El Mercurio.

Mientras que, la operadora Metbus que cuenta con la mejor evaluación en frecuencia (98,7) y tiene la segunda menor evasión (21,5%) es la que recibe el menor pago, después de Vule, que tiene la tercera evasión más baja (22,6%) y ocupa el cuarto lugar en el índice de calidad de servicio.

La nueva licitación del Transantiago proponer anular el reajuste de los ingresos cada dos años. El subsecretario de Transportes, Carlos Melo, señaló que en los contratos de la nueva licitación “se plantea un esquema en el que la mayor parte de los ingresos operacionales estén dados por los costos fijos, pero en ellos hay una parte importante, de alrededor de un 50%, que está asociada al pago por pasajero transportado. En nuestro modelo no existe el mecanismo de ‘revisión programada’ de eso pagos”.