Un informe realizado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos evidenció la percepción negativa que los chilenos mantienen acerca de los pueblos originarios. Esto, porque se les califica como rebeldes, violentos y poco educados.

El Informe Anual de la Situación de Derechos Humanos en Chile 2017 indicaron que un 82,6% de los encuestados cree que la comunidad indígena -que corresponde al 9% de la población chilena- es rebelde y un 81,6% piensa que es violenta. 

Además, las y los chilenos que fueron entrevistados aseguraron que los integrantes de los pueblos originarios no se caracterizan por ser personas trabajadoras (63,1%), ni agradables (71,7%), ni humildes (65,7%) ni solidarias (69,3%). Por si fuera poco, los encuestados calificaron a los indígenas de flojos (69,15), extraños (65,2%) y desagradables (67,4%).

Según explicó la jefa (s) de la Unidad de Estudios del INDH, Dhayana Guzmán, “el informe plantea temas concretos acerca de las percepciones que hay en torno a los pueblos indígenas y que tienden a ser negativas. Al analizar las cifras, se establece que son bastante generalizadas, sobre todo cuando se habla de pueblos en particular, como los mapuches”.

La percepción acerca de la violencia de los pueblos originarios empeora en los segmentos socioeconómicos medios y altos, así como en las zonas norte y sur.

En el informe del INDH se entregan recomendaciones al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y al de Desarrollo Social, sobre el diseño de políticas públicas que fomenten el diálogo intercultural en Chile  y la paz en zonas de conflicto, buscando cumplir lo establecido por el Convenio 160 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes.