Un grupo de 36 familias que fueron expulsadas del fundo Mundo Nuevo de Curanilahue por militares, carabineros y funcionarios de la Forestal Arauco, durante la dictadura, han iniciado una recuperación de estos territorios que reclaman como legítimos.

Tras la expulsión, la Forestal Arauco se apropió de los terrenos, los que fueron ocupados para la plantación de monocultivo de pinos y eucaliptus para la industria maderera, según consigna Resumen.

Esta recuperación es histórica puesto que es la primera vez que campesinos chilenos realizan una ocupación territorial de un predio ocupado por una empresa forestal con el fin de hacer presión para que les devuelvan sus tierras.

“Este fundo lo pagaron los antiguos, mis abuelos y los parientes de ellos, Forestal Arauco lamentablemente usurpó estas tierras”, afirmó el presidente del sindicato de Campesinos Descendientes de Fundo Mundo Nuevo, Miguel Castillo.

Mira las actividades de recuperación acá: